CÓDIGO ÉTICO

Personal de Atención Domiciliaria Rocío Torroja

En la ayuda a domicilio para dependientes se establece una relación intensa entre el cuidador y su usuario. Suelen ser personas en situación de vulnerabilidad y por ello es fundamental que tanto el dependiente como su familia sientan que pueden confiar en el personal encargado de los cuidados. En Atención Domiciliaria Rocío Torroja lo tenemos muy presente y prestamos mucha atención a la selección, formación y seguimiento de nuestro personal, pues constituyen el pilar fundamental del servicio. No solo les exigimos vocación y profesionalidad, sino también el cumplimiento de nuestro código ético:

  • Respeto a la dignidad del usuario, sin olvidar en ningún momento su valor como persona, sean cuales sean su situación y sus circunstancias.
  • Potenciar tanto como sea posible su autonomía y su independencia para tomar decisiones sobre su propia vida.
  • Respeto por su intimidad.
  • Máxima discreción en el desarrollo del trabajo, evitando comentarios personales y manteniendo una actitud imparcial, sin emitir juicios.
  • No hacer comentarios sobre otros usuarios de los que se sea responsable.
  • No variar el orden de los objetos del domicilio sin consultar.
  • Evitar gastos innecesarios para la economía familiar del usuario.
  • Ofrecer una actitud cercana y de confianza, con empatía, pero sin faltas de respeto ni paternalismos.
  • Garantizar la seguridad tanto del usuario y su familia, como del propio trabajador, utilizando adecuadamente guantes de látex, material estéril, gel desinfectante...
  • Utilizar y poner en práctica todos los procedimientos y medios necesarios para el desarrollo de un trabajo de calidad.
  • Cumplimentar en un Cuaderno de Registro las actuaciones y aspectos de mayor relevancia, para reflejar con claridad la evolución del usuario.
  • Absoluta observancia del secreto profesional, cuidando la confidencialidad de toda la información personal y médica, incluso una vez finalizada la relación profesional.
  • No aceptar propinas, regalos, ni favores de los usuarios.
  • Evitar el contacto con el usuario fuera del horario laboral y no facilitar medios de contacto personales.
  • Utilizar el uniforme de la empresa y ser pulcro y cuidadoso respecto a la higiene y el aspecto personal.
  • Mantener permanentemente una actitud de deseo de mejora de los conocimientos y la formación, buscando constantemente el perfeccionamiento de los procedimientos y técnicas que se utilizan.
  • Puntualidad en la llegada. No fumar ni comer en el domicilio del usuario.